OPINIÓN

Consejos vendo que para mi no tengo

hubu-hospital-burgos
Juan V. Velasco | 21/06/2021 - 16:58h.

Cuando en septiembre de 2019 la Consejería de Sanidad gestionada por Ciudadanos, puso la gerencia del Hospital Universitario de Burgos en manos de José María Romo, nada hacía sospechar que la política del cambio por el cambio iba a imperar en el HUBU.

Desde ese momento un importante número de jefes de servicio o bien han abandonado de modo voluntario sus responsabilidades o han sido removidos de las mismas en unos procesos que hoy por hoy están bajo la lupa de la justicia tras una denuncia del Colegio de Médicos de Burgos a la Gerencia Regional por la designación de un vocal para la comisión de selección de jefes, por parte de una Junta Técnico Asistencial caducada en su mandato y a la que se habían incorporado varios miembros no elegidos tal y como dicta la norma.

Pero este cambio no solo ha afectado a los jefes de servicio, sino también a los directivos del Hospital. Desde la llegada del Sr. Romo a la Gerencia se ha cambiado la Dirección Médica, la de Enfermería y la de Gestión y se han incorporado al equipo un buen número de directores y subdirectores, hecho este que resulta enormemente sorprendente, ya que los directivos sanitarios siempre apelan al carácter técnico que no político de sus puestos.

Los que seguimos con atención lo que sucede en el HUBU, hemos tenido que escuchar en varias ocasiones que el motivo de sacar a concurso las jefaturas era el cumplimiento de lo recogido en la norma.

Y es cierto. En la normativa se recoge que el mandato de las jefaturas de servicio y unidad caducan al cumplir 4 años de su nombramiento. Hasta aquí irreprochable.

Pero no es menos cierto que en el mismo decreto que regula la provisión de Jefes de Servicio, exactamente en el mismo, se contempla que los puestos de Gerente, Director médico, Director de enfermería, Director de gestión y sus correspondientes subdirecciones deben de someterse a convocatoria pública para garantizar "la necesaria objetividad e igualdad en las condiciones de acceso, así como la cualificación profesional de las personas que vayan a desempeñarlos, habida cuenta de la responsabilidad que los mismos conllevan".

Pues bien, a pesar de lo que se recoge en el decreto de la Consejería de Sanidad hasta el momento, no hemos visto la convocatoria en el Boletín Oficial ni del puesto del Gerente del HUBU ni de ninguno de los otros 12 directivos que le acompañan.

Esto pone de manifiesto que el Sr. Romo paladín regional del cumplimiento de la normativa de nombramiento de Jefes de Servicio, llevando al HUBU a ser líder destacado en esta clasificación, ya que no en otras, resulta que no cumple con el mismo decreto que impone a otros.

Como tampoco ha cumplido con lo relativo a las elecciones a la Junta Técnico Asistencial, que por fin celebró elecciones este pasado miércoles. Hubo que llevar a la Gerencia del ronzal de la denuncia para que tan sólo en el plazo de 12 días se convoquen y se celebren las elecciones.

Esperemos que los nuevos miembros electos se tomen su tarea con responsabilidad, y sepan representar a los que les han votado ya que el HUBU vive momentos de zozobra y malestar y más que nunca se requiere de consejo que dote a muchas de las decisiones de la Dirección de "sentido clínico".

Este cumplimiento ad libitum de la norma, es decir según me conviene es un claro ejemplo del "consejos vendo que para mí no tengo" o en roman paladino, de la ley del embudo. Obligo a cumplir a otros lo que yo ni siquiera me planteo cumplir.

Y por favor, que no vuelvan a insultar nuestra inteligencia con la excusa de la pandemia, ya que incluso durante los periodos más álgidos de la misma se han publicado las correspondientes convocatorias de jefatura de servicio.

Está claro que lo de predicar con el ejemplo no va con esta gerencia. Las normas hay que cumplirlas en todos sus artículos no sólo en los que nos conviene. Actitudes como esta generan agravio y un profundo malestar, al tiempo que traslucen una falta de liderazgo que no se merecen esos profesionales que tanto han dado durante esta fatal pandemia y a los que encima ahora está sometiendo a "mucha presión", exigiendo que  aumenten el número diario de intervenciones quirúrgicas o de consultas, cambiando cantidad por calidad asistencial, a lo que algunos Jefes de Servicio ya se han negado.

Dicen esos médicos que la Gerencia quiere ponerse medallas al reducir listas de espera, importando solamente la estadística y no el resultado asistencial de los pacientes. ¡Algo inconcebible!

¡Dios que buen vasallo si oviesse buen señor!

Deja tu comentario
publicidad
publicidad


publicidad